Acompañamiento de procesos de duelo

Los caballos y el acompañamiento espiritual 

 

La espiritualidad es una de las cuatro dimensiones de la persona (física, social, emocional y espiritual) según la SECPAL (Sociedad Española de Curas Paliativas). Es una dimensión innata en el ser humano que nos permite acompañarnos a nosotros mismos cuando sufrimos pero también acompañar a las personas enfermas próximas. 

 

Cuando entramos en nuestra dimensión espiritual, nuestra presencia se transforma en un espacio de silencio, quietud y amor. Un espacio de profundidad que aporta al otro nuestra esencia, lo mejor de nosotras mismas.

Los caballos son esta presencia, su energía amorosa y su campo magnético se irradia tan sólo estando cerca de ellos, y acompaña a otros caballos enfermos o a punto de morir. También hacen sus procesos de duelo.

En estas propuestas relacionadas con el duelo y la pérdida, podremos sentir, reposando a su lado, el campo magnético y el amor de los caballos, y podremos conocer casos reales de acompañamiento entre ellos. De este modo la presencia de los caballos impulsará la nuestra, este espacio interior al cual, a veces, nos cuesta acceder. Y desde esta presencia podremos conocer y experimentar dos de las herramientas del acompañamiento espiritual a personas enfermas: la quietud y el contacto amoroso y tierno.

Conoceremos casos reales inspiradores de acompañamiento espiritual a personas enfermas y también herramientas para tener cuidado de nosotras mismas cuando acompañamos, y para identificar los síntomas cuando estamos próximas a sentir el agotamiento por compasión.

Se trata de un trabajo profundo pero también sutil y, sobre todo, amoroso.

Los caballos y las personas enfermas

 

Cuando tenemos una enfermedad grave se hace muy difícil mantener un equilibrio personal y con frecuencia podemos sentir que nuestra vida es una montaña rusa emocional. Podemos perder la esperanza, la alegría e incluso sentir que la tristeza se nos lleva. En estos momentos donde quedan pocos lugares donde sostenernos ante el abismo de la enfermedad, se hace necesario encontrar un espacio interno que nos sirva de roca donde apoyarnos ante lo que venga y tenga que venir.  

QUIERES RECIBIR NOVEDADES DE LA FUNDACIÓN?

Subscríbete a nuestro boletín de noticias

FUNDACIÓ MIRANDA

CONTACTO

COLABORA

REDES SOCIALES

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram