UA-189805586-1
 

LLUVIA

La Lluvia nació al Plan del Orri y es la hija de la Llívia, una de las primeras yeguas que entró a la fundación. La Lluvia nos sorprendió a todos cuando sólo tenía dos o tres días de vida. Se acercaba a las personas como si las conociera. Sin miedo, sin nervios, sin tomar muchas precauciones. Como si nos conociera.

Le pusimos ese nombre porque el día que nació llovió y hacía muchos días que no lo hacía.

La Lluvia aporta mucha alegría y fuerza al grupo por su empuje y su marcado carácter decidido y fresco. Caballos así ayudan a los que tienen más miedos o malas experiencias con humanos, a volver a confiar. También ayudan mucho a las personas que nos visitan en nuestras encuentros solidarios.

Miradla descubriendo la nieve en su primera trashumancia. No se lo pensó dos veces, tal como la vio si revolcó.